lunes, 4 de septiembre de 2017

MICRORRELATO GANADOR de la Mención de Honor en el III Concurso Internacional Versos Compartidos (microrrelato) de Montevideo (Uruguay), 2017


Dominus

Primer renglón: ya llega… En el tiempo que tardas en leerme, va cruzando
el umbral de la puerta, abajo, sus pies están pisando el primer peldaño de
la escalera. ¿Cuándo fue la última vez que te temblaron las piernas?
Camina lento, sus pasos lamen el suelo, desliza la mano por la pared,
provocando un susurro en el vacío de tu mente. Su éxito es hacerte creer
que no existe. Tiene sed de ti.
Séptimo renglón: prepara tu casa, se acerca. Un ruido, fuera. No te
levantes, no te asomes por la mirilla de la puerta, porque no podrías
soportar ver su rostro, perderías el ojo, hendido en la oscuridad. No le
dejes que entre. Respira profundo. Ya está dentro. La puerta se mece,
dejando que el picaporte golpee suavemente contra la pared.
Duodécimo renglón: prepara tu habitación. No te des la vuelta. Está justo
detrás de ti, bajo el marco de la puerta, puedes oír su respiración
turbulenta y desesperada. Pero no se mueve, sigue ahí, con los ojos
desencajados, clavados en tu hueso occipital. Está podrido, pero no huele
a nada. En cambio, él sí puede rastrear tu mirada perdida.
Decimoséptimo renglón: prepara tu alma. Puedes sentir su calor, se está
asomando sobre tus hombros, con la boca retorcida hacia ti.
No cierres los ojos, o lo verás: mi-e-do.